domingo, 8 de diciembre de 2019

Serotonina



Michel Houllebecq
Editorial Anagrama
web: www.anagrama-ed.eswww.michelhoullebecq.com
ISBN: 978-84-339-8022-9


Hoy toca una radiografía del mundo moderno, un libro crítico, ácido y paradójico pero que me ha encantado, Florent Claude Labrouste es un ingeniero agrónomo maduro, 46 años para ser más precisos, un tipo con éxito laboral y que no debería quejarse de su vida íntima, pues su lista de compañeras de cama no es baladí y si no tiene a las pocas que ha amado en su vida es por su culpa y únicamente por él, Kate, Claire y Camille, pero lo mejor es que se lamenta pero no se queja de ese aspecto; pues tras unas vacaciones en Almería junto a su novia jovencísima japonesa, piensa que su vida no tiene el menor sentido y no merece la pena, al ser un trabajador de éxito en el gobierno decide pedir una excedencia, mandar a freír espárragos a su novia nipona de la que ha descubierto que practica sexo grupal con las elites parisinas y aunque eso no le cabrea significativamente, si parece ser el punto en el que decidió romper con ella; su vida entonces será una búsqueda de hoteles donde dejen fumar, rememorar un pasado ciertamente feliz y reencontrarse con parte de ese tiempo, en concreto con viejo compañero de la universidad, Aymeric, noble y acaudalado que en sus tiempos mozos parecía un referente para él y volver a ver a Camille.
Como profesional y ejecutivo, sufre de cierta presión que solventa con antidepresivos, su médico le receta un nuevo medicamento que parece tener buena prensa entre los profesionales de la medicina, el Captorix, un antidepresivo que libera serotonina facilitando la felicidad de la gente pero con un efecto secundario notable, la reducción de testosterona con la consecuente disminución de la libido; y otro efecto secundario es la de coger peso, y para un sibarita y hedonista como Florent Claude que no come precisamente hamburguesas, pues a la larga si puede ser un pequeño problema.
Me gustaría que vieseis como Houllebecq habla de las nuevas relaciones que plantea para los agricultores, en este caso franceses, y la llegada de productos de otros países, algo que ya hemos sufrido los españoles y todavía sufrimos cuando a ellos se les antoja cortar carreteras, quemar camiones o boicotear nuestras fresas; para Florent "sobran" agricultores como sobraron mineros, como sobraron acerías y cuanto los asuman mejor para ellos, aunque su mejor amigo sea uno de ellos y entonces se confunde y habla del monstruo de Bruselas como el culpable de esa situación pero mientras Francia pudo inundar Europa con sus productos -leche en el caso de España por ejemplo- no hubo quejas, vamos que unas cosas por otras pero solo se ve mal cuando toca a uno lo malo.
En esos momentos aprenderá a disparar e incluso maquinará matar al hijo de Camille, pero no es capaz, como tampoco conseguirá que se le empine, es una suma de decrepitud, mezclando la miseria moral, la sexual en una caída libre sin freno que el antidepresivo está acelerando.
La muerte de su amigo en una manifestación luchando contra la leche importada de Brasil e Irlanda, la expulsión del hotel en el que se hospeda porque ya no permiten fumadores, acelera todo y vuelve a París, donde en uno de los análisis el médico le dice que su nivel de cortisol es tan alto que le dice que se está muriendo de soledad y le cambia la medicación, para evitar un desenlace que Florent Claude ya tiene en su cabeza.
No se si Houellebecq quiere hacernos ver la soledad del mundo moderno o la decadencia masculina, lo que si tengo claro es el egoísmo terrible y cruel del Florent Claude, donde nada le importa, ni si quiera lo intenta, esa desgana de todo porque ya todo lo tiene y lo único que no tiene ni lucha por ello, es que no quiere esforzarse ni por ser feliz, prefiere que se lo proporcione una maldita pastilla, ¿no pensáis que es un maldito yonki?; es un personaje que honestamente quizás en un primer encuentro me parecería interesante pero me tocaría las narices a medida que lo conociese. Vamos a verle descender a los infiernos porqué él lo quiere y lo desea, ¿se podría sentir lástima por un ser así? sinceramente yo no.
Creo que es una estupenda novela de lo que no tenemos que hacer, de como no tenemos que vivir, de como no tenemos que amar ni querer, de a que no tenemos que recurrir, si todo eso no es suficiente moraleja pues entonces no se que lo es. No os la perdáis.

sábado, 7 de diciembre de 2019

Sobre la Brevedad de la Vida, el Ocio y la Felicidad




Lucio Anneo Séneca
Ediciones Acantilado
web: www.acantilado.es
ISBN: 978-84-15689-64-5

Este breve tratado en realidad agrupa tres ensayos diferentes y publicados antes de que se suicidara durante el mandato del emperador Nerón, dichos tratados son (dejarme ponerlos en latín, que no escribo latinajos desde 2º de BUP:
- De brevitate viate
- De vita beata
- De otio
Publicados en el 49, 58 y 62 de nuestra era, y si alguno tiene tan oxidado el latín como para no acordarse que vaya al título de la entrada para saber la traducción, pero vayamos con la harina de este pan, Séneca fue un cordobés ilustre entre las togas de la ciudad eterna, de familia acomodada disfrutó de una buena educación y tras pasar por Egipto alcanza el grado de cuestor, cargo que le permite entrar en el Senado imperial. La base del pensamiento estoicista de Séneca se basa -yo creo que esto es un galicismo y no es correcto en castellano, si alguien me o puede decir le daría mil gracias- en la búsqueda del bien supremo en aras de la virtud mediante el esfuerzo.
La primera parte referida a la brevedad de la existencia humana, para él es muy importante que invirtamos muy bien nuestro tiempo, pues este no regresa, dicho con palabras vulgares, agua pasada no mueve molino, para Séneca es muy importante que sepamos que no tenemos poco tiempo, si no que perdemos mucho y ese es nuestro error, de manera que si lo invertimos bien nos da tiempo a todo, hombre resulta paradójico que en una era en el que la vida media no creo que superara los 30 años en las clases bajas diga que había tiempo para todo, pero en fin, Séneca era de la clase privilegiada no en vano el falleció con 68 años, todo un récord para el resto.
No tenemos que olvidar que su posición le permitió vivir de forma desahogada y sin preocupaciones, su proximidad al emperador Nerón y lo que es peor para sus críticos contemporáneos, que el cura predica pero no practica pero aquí debo hacer un pequeño inciso, los primeros años de Nerón como emperador fueron unos años brillantes y no tenemos que olvidar que muchos de los biógrafos romanos eran de carácter republicano por lo que los "defectos" de los emperadores eran exagerados hasta decir basta, ejemplos tenemos a puñados como por ejemplo con emperadores como Vespasiano que fue tachado de rácano y mira que hay cosas de las que se puede acusar a un hombre que tiene todo el poder en sus manos; pero de todos modos, mientras Nerón empezaba a cometer sus excesos, Séneca siguió sin decir gran cosa y eso es lo que le recriminan sus críticos.
Si leemos algo de la biografía de Séneca veremos que no vivió como predicó, pero eso suele pasar  a todos los que tienen la vida resuelta y acusa a los que le hacen ver que no se rige por sus principios de animadversión y con un "anda que tú" que te recuerda algo tan nuestro como la envidia cochina, no en vano aunque España no existía, el nació en Córdoba. Para Séneca el que predicara un tipo de vida aunque él no la llevara ya era motivo de suficiencia moral con respecto al resto de sus coetáneos, una incongruencia más, pero como no es cuestión de ponerle a caldo, lo que debemos hacer es analizarlo con menos severidad, al fin y al cabo no es esta época, conocemos actuaciones por terceros que podían estar contaminados o no y que de una forma u otra, es un modelo de conducta y vida que puede servirnos a nosotros como ideal de vida.
Como resumen o moraleja, vivir intensamente y aprovechar vuestro tiempo y oportunidades, buscar la virtud sin fijaros en el prójimo y buscar la libertad propia como fin último, pues la consecución de esta nos permite estar libre de los dados de la suerte.

viernes, 6 de diciembre de 2019

La Batalla de Occidente




Éric Vuillard
Tusquets Editores
web: www.tusquetseditores.com
ISBN: 978-84-9066-742-2

Hay formas más o menos formales para narrar un hecho histórico y luego está la forma de contarlas de Vuillard, ya tuve la ocasión de descubrirlo en su novela "14 de Julio" y ahora con esta y en esta es mucho mejor o me ha gustado infinitamente más.
Estamos ante un maravilloso relato que no habla de grandes batallas, habla del sinsentido de una guerra que nadie quería y que se desencadenó por culpa de un zumbado que no había calibrado las consecuencias, países con más testosterona que cerebro fueron a una contienda pensando en desfiles y uniformes brillantes en lugar de barro, frío, hambre o ratas devorando cuerpos desmembrados en el campo de batalla. Con mucho acierto vamos  ir desde las felices campiñas francesas donde jóvenes llenos de vida ajenos a lo que les espera viven felices, pasaremos por los despachos de un oficial prusiano, Schielffen y digo prusiano de carácter porque en realidad nació en Berlín y murió en 1913 es decir antes de empezar la guerra, que odia la guerra pero que la diseña como si la amase y la diseña con mimo y cuidado paso por paso, tomando primero Luxemburgo, después Bélgica y por ultimo Francia, cosa que si estudias con detenimiento ocurrió durante los primeros compases de la contienda.
Las palabras de Vuillard no alcanzan la terrible experiencia de Owen, el poeta británico muerto en la contienda y que narra sin igual los horrores de la guerra pero está muy próxima, la prosa de Vuillard alcanza notables instantes de dolor y horror, pues al fin y al cabo es lo que quiere mostrarnos, y lo hará de manera progresiva, al principio oiremos los pájaros de las campiña francesa trinar, a los jóvenes tratar de seducir a las jóvenes de su localidad sin saber lo que se les viene encima, mientras sentiremos como Schielffen traza los planos para invadir Francia, como contener a Rusia y acabar con una guerra en pocos meses, puedes imaginar como mueve cuerpos de ejército en los planos de su estado mayor, después nos contará como los países y su diplomacia son ajenos a los sentimientos de sus ciudadanos, citándoles a un conflicto que no van a luchar ellos, en el que no van a morir ellos y para el que no están preparados, es entonces cuando me viene a la cabeza una cita de Napoleón que en pocas palabras venía a decir que ninguna estrategia de campaña aguantaba el primer embate del primer choque de los ejércitos.
Trece capítulos de forma cronológica, que van desde los inicios, el asesinato del archiduque, las primeras conquistas alemanas, la guerra de trincheras, el gas o el final del conflicto. No es necesario ni que conozcas la historia real, evidentemente es preferible que se sepa, pues después de acabar el relato tendrás una buena idea del principio del siglo XX, te ayudará a comprender algo el auge del fascismo en Alemania y descubrirás que algunas grandes fortunas de banqueros que muchos conocemos nacieron o prosperaron en esos años.
Como el relato ocupa desde lo prolegómenos hasta el final, también narrará como la revolución bolchevique afectó al conflicto, curiosamente apenas se hace mención a la entrada en la guerra de los norteamericanos, pero digamos que es anecdótico porque en realidad el relato es algo diferente a un relato histórico y aunque lo he clasificado como "histórica" trasciende ese epígrafe y casi podría tratarse de un ensayo.
No quiero decir que este relato sea delicioso porque en realidad es terrible, es cruel, narra un sinsentido y una matanza de seres humanos, pero es un relato de obligada lectura, os encogerá el corazón, el alma y aunque no lloréis lo que si es seguro es que si visitáis las campiñas francesas cuando florecen las amapolas rojas, entonces comprenderemos las lágrimas de los que quedaron vivos.

domingo, 24 de noviembre de 2019

Operación Chotis en Adobo



Julio Muñoz Gijón
Ediciones Martínez Rica
web: www.edicionesmartinesroca.com
ISBN: 978-84-270-4281-0

De Julio Muñoz ya han caído otros libros de la serie de Jiménez y Villanueva pero este no está protagonizado por ninguno de ellos aunque hacen una aparición estelar al final de la historia, testimonial pero salen un instante, de manera que puedes leerte este libro sin tener que pasar por los anteriores pero no seáis "malajes" leeros también los otros que me lo vais a agradecer porque vais a pasar un ratito delicioso y muy divertido.
Megías es un abogado de pelo engominado y caracolillos en el cogote, ha hecho la mili en Coslada y es padre de Rocío, una joven madrileña a la que apenas conoce, padre de Rocío pero no marido ni compañero de su madre Cristina, madrileña con la que no parece llevarse precisamente bien que se diga y que abandonó tras dejarla embarazada; Megías es contratado para buscar un disco que dicen que es de donde se inspiraron los de "La Charca" -los giros con personajes reales con constates y muy fáciles de sacar los paralelismos- en su famoso hit "La Magdalena" por lo que tendrá que desplazarse a su odiada Madrid a buscarlo porque es "aquí" donde dicen que está esa copia de 1920 en vinilo, por otro lado Pichi es camarero de Madrid que es hermano de dos heavies de los que estaban en los bajos de Discoplay de Gran Vía, sus hermanos tratan de colocar precisamente es mismo disco a un grupo de paramilitares de muy mala pinta por una pasta y son secuestrados de manera que le obligan a Pichi a buscar también el disco y obligará en una extraña carambola a tener que colaborar con Megías. Para hacer más tenebrosa la situación, el oso y el madroño de la puerta del Sol ha desaparecido, vamos que esto está que arde.
Es una novela llena de tópicos, repleta, pero llena de buen humor y buena onda, con los giros de anteriores novelas de Julio como la forma de llamar a la Mahou o nuevas como su lucha con la caña/botellín, cocido/puchero, etc., y que en el resultado sale un "revoltijo" de muy buen gusto, eso si, os lo vais a leer en un estornudo.
Comparado con Jiménez, Megías es más canalla y honestamente a mi me gusta más Jiménez, veo un personaje con mejor corazón y digo esto por comparar personajes sevillanos, ambos son dos peces fuera del agua, pero así como Jiménez sería un personaje adaptable o más entrañable, Megías es un liante y "peligroso", no se si la vida con Cristina funcionaría porque me temo que no, porque estaría bien para un ratito y unas risas pero una vida con él sería un sinvivir.
Con pena digo que yo no conozco Sevilla tanto como Julio Madrid que debe llevar casi ya diez años viviendo en mi pueblo y me apena que haya indocumentados que digan que en el sur son unos "flojos", he visto a gente currando como verdaderos mulos y cuando alguno lo saca como gracieta se me torna la cara y me encaro, pero es tan cansado hablar con los estúpidos que terminas por claudicar, digo que conozco algo Sevilla, es más en anteriores novelas las localizaciones las conocía yo, en cambio en esta novela hay pocos sitios de referencia y algunos han desaparecido, no se si porqué no los hay porque me extrañaría que no los haya o porque Julio aún no los ha conocido pero sabedor de su espíritu aventurero terminará por conocerlos seguro y le dejo algunos - La Ardosa, Las Bravas, El Brillante, La Bola, La Mallorquina o la Freiduría de Gallinejas de Embajadores, etc.-
Ha cambiado de Editorial e imagino que eso le dará mayor proyección de ventas cosa que me alegría enormemente porque creo que hay libros que se deben leer solo por el placer de sonreír un ratito y este es un ejemplo de ello; si ya habéis leído los anteriores comprobareis como ha madurado como escritor aunque eso ya se notaba en los dos anteriores; en resumen, animaros con Julio, lo vais a pasar sinceramente muy bien.

Búran Intruso Occidental




Víctor Sánchez
Nou Editorial
web: www.noueditorial.com
ISBN:978-84-17268-17-6


Para los que somos anteriores a la generación "milenial" los nombres de algunos personajes de esta curiosa novela nos van a ser muy familiares: Samarach, el Real Madrid de baloncesto de Fernando Martín, Romay, Iturriaga o Biriukov, Gorvachov, Morán o Jiménez del Oso; ambientada en los años previos de las Perestroika narra el caso un español desaparecido en medio de la estepa rusa y en fechas próximas a la primera visita del rey Juan Carlos I a la URSS porque todavía era la URSS; el español desaparecido es un afiliado al PCE y amante de los misterios, decide viajar hasta Rusia y más concretamente hasta Tunguska para fotografiar y saber más del bólido del mismo nombre, un fenómeno ocurrido en 1908 y que la tras la revolución el gobierno lo tiene silenciado -ver: https://es.wikipedia.org/wiki/Bólido_de_Tunguska -.
Con personajes que encarnarían en tópico típico, un español con mucha labia, un policía ruso frío y serio como un oso o una interprete sacada de las películas de James Bond, rubia alta de ojos azules e infinitas piernas vamos a leer una amena novela policíaca un tanto atípica, con KGB "malos", rusos que quieren que el país cambie y que se comportan aún bajo los principios de la revolución del 17 y que no se aprovechan de su posición para medrar como si hacen las clases dominantes, trenes que parecen sacados de Doctor Zhivago con compañeros de viaje que comparten contigo todo lo que tienen y que pueden rememorar tiempos más felices que los que vivimos hoy donde ahora ni te saluda el vecino de la puerta de enfrente de tu piso.
El personaje principal Búran es el policía al que se le encomienda la misión de buscar al español perdido, sin medios o personal, tiene que recurrir a una traductora de español que encarna el prototipo de mujer rusa que todos tenemos en la memoria, Irina, y una guarda bosques siberiana, Olga, mujer resolutiva y valiente que parece lo contrario a Irina, detrás de ellos unos agentes de la KGB que no las tienen todas consigo de si el español, Chechu el Ispanskiy, es o no un espía al servicio de occidente, pero la realidad es menos glamurosa que lo que en las pelis de espías vemos, es un zumbado buscando pruebas de un ovni de 1908.
Es una novela amena, que puede dar más de si con el personaje principal, Búran, que se parece más al Danko que el ruso malvado de Rocky, creo que lo mejor está en su recreación de una época que conocemos ya por los libros de historia, que nos podemos imaginar pero no podemos saber, de una Rusia todavía bajo el férreo control del partido comunista pero que deja entrever el cambio que ha de llegar, ¿sería así tal y como se lo ha imaginado Víctor Sánchez?, pues como diría casi seguro Pedro Santamaría, es muy probable, y es por eso que hace la historia amena y entretenida.
Muy importante, a pesar de que en la URSS la mujer tenía sobre el papel los mismos derechos y oportunidades que los hombres, no debemos olvidar que es una sociedad terriblemente machista incluso hoy en día por lo que es muy probable que los personajes como Irina fuesen más habituales que lo que nos imaginamos, pero son personajes de otra época y como tal deben entenderse y leerse.

sábado, 16 de noviembre de 2019

Máquinas como Yo




Ian McEwan
Editorial Anagrama
web: www.anagrama-ed.eswww.ianmcewan.com
ISBN: 978-84-339-8046-5

Nueva novela de uno de los escritores más exitosos y originales de la Gran Bretaña, quizás no tan perturbadora en su planteamiento como parece pero esperar a finalizarla porque plantea algunos dilemas morales muy interesantes.
No vamos a 1982 a un pasado distópico, pues Gran Bretaña ha perdido la guerra de las Malvinas, el IRA no ha dejado el terrorismo o Alan Turing, el padre de lo que llamaríamos cibernética y descifrador de la máquina enigma con la que los alemanes codificaban sus mensajes en la segunda guerra mundial no se ha suicidado -hago un inciso porque este personaje de por si es muy interesante y os animo a que leáis al menos su biografía en la Wikipedia  https://es.wikipedia.org/wiki/Alan_Turing  y olvidaros de la película-, a pesar de esas pequeñas desviaciones históricas, otras si son de hoy en día pero puesto unos años antes, el Brexit, la preocupación ecológica por el medio ambiente, el populismo político, vamos que se ha colocado en 1982 pero bien podía estar datada en 2019; pues con este panorama Ian McEwan toma a un joven que ha heredado un fortunón de su madre y se lo gasta todo en un robot perfectamente humano, como ha llegado tarde se tiene que conformar con un "hombre" y que se denomina Adán, pues todos ellos se llaman iguales del mismo modo que las "mujeres" se llaman Eva. Charlie Friend pues así se llama su propietario vive trapicheando en internet con acciones y divisas con lo que vive más o menos, ha estudiado antropología y fue expulsado del colegio de abogados, y es su pasión por la electrónica y los pinitos que hizo de joven lo que le anima a gastarse toda su herencia en ese robot.
Adán en un robot que viene sin configurar, el propietario -y he aquí el primer dilema interesante- debe configurarlo a su gusto pero consciente de que es una máquina que va a aprender de forma exponencial, rápida e incluso aunque tu no lo sepas; de manera que te plantearás si a va ser un criado (esclavo diría yo), amigo, compañero, hermano pequeño o un ser autónomo e independiente.
La novela se mueve con muy pocos personajes que aún así trazan un universo completo y complejo, Charles vive debajo de Miranda, su vecina y posteriormente su amante y con la que ha decidido configurar a medias la personalidad de Adán, con ellos y de vez en cuando vive un pequeño que ha sido víctima de malos tratos en un parque por parte de sus padres y que ambos desean adoptar y por supuesto, Adán que es tan importante como Charles y Miranda.
Adán carece de la capacidad de mentir, es noble, no es una máquina sexual pero puedo serlo, escribe haikus, puede y llega a lesionar a Charles en un brazo rompiéndole un hueso por lo que las leyes de la robótico de Asimov en este caso no existen, es capaz de amar y se enamora y llegas a pensar que sus últimos actos son un acto de celos o de venganza, os prometo que he llegado a pensar que el día que un robot sea capaz de actuar como lo hizo entonces habrá que pensar que hay otro tipo de humanos aunque con cables.
Entre los tres, Adán, Miranda y Charles se creará un extraño triángulo que no ser parecerá a nada que otros Adanes o Evas existentes hay en ese momento, un día de cena con Miranda Charles tiene la ocasión de conocer a Turing que es el poseedor de otro Adán y acuerdan verse para compartir experiencias, conocerá que casi todos se han suicidado de una forma u otra, por eso Adán es distinto y me lo descubriréis sin problema, es tan distinto que le hará ganar un fortunón a Charles pero ese dinero en realidad es de él, ayudará a Miranda a localizar a un convicto que ha prometido matarla y que ella hizo encarcelar por violación y al final comportarse como un humano más en un arrebato de venganza.
Os resultará paradójico que Adán recele de Miranda nada más se enchufado y resultando verdad sus sospechas, pero algo que solo el robot pudo detectar al ser conectado, a Charlie le costará tiempo y tiempo descubrirlo, Adán se enamorará de Miranda, incluso tendrán sexo y eso no ha hecho nada más que comenzar.
A medida que avancéis con lectura me imagino que trataréis de saber cuales son las razones de Adán para vivir, pues el quiere vivir, tiene un objetivo vital, y no será hasta el "martillazo final" que no se os abran lo ojos tras la charla con Turing cuando le lleva los restos de Adán.
Resumiendo, una maravillosa, interesante y reflexiva novela de McEwan, no os la perdáis.

viernes, 1 de noviembre de 2019

Háblame de Ti. Carta a Matilda



Andrea Camilleri
Ediciones Salamandra
web: www.salamandra.info
ISBN: 978-84-9838-969-2


En el mes de julio de este año falleció mi admirado Andrea Camilleri en Roma, entre las obras que aún no se habían publicado está este pequeño relato a modo de carta a su biznieta donde le explica su periplo vital, desde su más tierna infancia en tierras sicilianas hasta sus últimos tiempos en la ciudad eterna, algunos podrían decir que es un testamento literario pero creo que esto va un poco más allá porque al igual que hizo Günther Grass con "Mi siglo" pero sin personalizar en nadie, Andrea Camilleri cuenta sus aciertos y sus errores, su compromiso con la sociedad italiana y mundial pues Camilleri es un hombre de profundas creencias evidentemente no religiosas, comprometido con su trabajo, sus alumnos y sus seres queridos a pesar de que en algunos instantes lamente no haber pasado más tiempo con ellos.
Creía que sería difícil que pudiera admirar más este hombre pero veo que me he equivocado, comunista convencido pero que no comulga con la idea de comunismo del 1917, te abre los ojos entre otras cosas con una frase de un maestro suyo con el que al parecer no coincidía en sus ideas y que terminó siendo un gran amigo suyo y que decía: "no compartir las ideas de otro no significa que sean poco inteligentes o estén poco justificadas"; luchador contra Berlusconi, contra Mussolini a pesar de ser hijo de un fascista convencido, Camilleri se plantea todo en su vida, su creencias religiosas, su forma de ver la vida o la de dar clase y siempre dispuesto a aprender de los demás para hacerlo mejor; con semejante filosofía de vida no es sorprendente que en la huelga de estudiantes fuesen los propios estudiantes los que pidieron que fuese a dar clase a la universidad -y atentos a su reacción después de que no apareciesen, no os lo cuento, descubrirlos vosotros mismos-.
El libro está dictado dos años antes de su fallecimiento y dedicado a su biznieta que en 2017 cumplió cuatro años, digo dictado porque ya estaba prácticamente ciego, en sus letras no hay vaticinios pues ni el mismo se imaginaba el mundo en el que estamos viviendo hace veinte años, acaba con una preciosa pregunta porque quiere saber de su biznieta, tiene esperanza en la futuro de la humanidad a pesar de que la Europa que ha visto construir no se parezca  a la que el soñó o predijeron algunos dirigentes cuando acabó la guerra y entonces te das cuenta de que ya no hay políticos de nivel -en ningún lado-.
La producción literaria abarca más cosas que la serie de Montalbano, tal es así que el propio Camilleri considera mejores sus novelas históricas de las que aquí encontraréis algunos ejemplos pero que edita Ancora y no Salamandra en España, habla de su relación amor-odio con la serie de Montalbano y que creo que al final tiene mucho de él o de sus sueños, por cierto se encontraba la última novela en una caja fuerte y que vería la luz una vez fallecido por lo que creo que deben quedar al menos dos títulos pendientes de publicarse de la serie en España.
Aclarará su relación con el mundo del teatro o su paso por la RAI, donde nos hablará de los amigos de los sobres y que nos dice que no es una hábito único de este país en el que vivimos; conoceremos como se enamoró de su mujer, lo orgulloso que está de haber tenido tres hijas, de su "dolor" por tener medios y no sus compañeros de clase, que se ponían los zapatos cuando entraban en el colegio para no gastarlos o como compartía su almuerzo con ellos; como a pesar de no ser un estudiante sobresaliente si fue capaz de sacar satisfactoriamente sus cursos, en fin, anécdotas bellas y muy humanas que os harán sin lugar a dudas admirarlo aún más; aprovecho para contaros una de mis favoritas, cuando le dieron las notas después de no haber asistido a clase y se las da a su padre, me ha encantado.
En resumen, no es un libro solo para los admiradores de Andrea Camilleri, es una crónica de la historia de Italia de los últimos 90 años, y de Europa, merece la pena, no os lo perdáis y os va a durar lo mismo que un documental interesante de la 2, os lo prometo.

domingo, 27 de octubre de 2019

Tiempos de Esperanza




Emilio Lara
Editorial Edhasa
web: www.edhasa.es
ISBN: 978-84-350-6341-8

Traigo la novela galardonada con el premio de Narrativa Histórica de 2019 y obra del escritor Emilio Lara que ya cobró fama con su obra "El relojero de la puerta del Sol". Pues se me ha hecho bola como dirían los niños cuando están comiendo un filete con nervios que les cuesta tragar; la idea de la novela es prometedora, el planteamiento y la época muy seductora pero al tratarse de una novela coral al final te pierdes entre la acción que ocurre en Marsella, París, Roma o las planicies de Las Navas de Tolosa y que hacen complicado que sientas calor o empatía por algunos personajes pues apenas te metes en su pellejo para tener que cambiar de sexo, fe o edad lo que no ayuda en el capítulo siguiente, no digo que sea difícil, digo que no te da tiempo a calentar el asiento y al final haces una lectura lineal que no despierta pasión en uno.
Con una cuidada investigación de la época, indudablemente la novela está maravillosamente documentada, detalles que difícilmente pueden aparecer en la Wikipedia aparecen en la obra, como el deje tartamudo del califa Al-Nasir, u otros que si nos imaginamos como podía ser la corrupción de la curia romana con los que se ve rodeado el sacerdote Francesco; la novela arranca sin contar el prólogo y el epílogo que son datados en 1260, en las fechas previas a la batalla de Las Navas de Tolosa, es decir 1212 y en tiempo de una de las cruzadas de los inocentes; todos recordamos en mejor o peor medida las tres grandes cruzadas promovidas por el papado para "liberar" Jerusalén del poder del islam, pero no todos saben que se produjeron otras y una de las olvidadas y más cruel es la que aconteció en dichas fechas y que llevaron a cabo unas pequeñas criaturas y que se fue al traste después de que fuesen vendidas como esclavos
 (ver: https://es.wikipedia.org/wiki/Cruzada_de_los_niños )
 más adelante sin poder llevar a buen puerto su "recado celestial", aunque debo decir que los historiadores no se ponen de acuerdo en muchos de los hechos acaecidos y que cifran hasta en ocho las cruzadas de los inocentes.
Como decía, al ser una novela coral vamos a ir de la mano de Juan algunas veces, que es hijo de un noble castellano que viaja en misión secreta y diplomática para solicitar ayuda al rey de Francia contra la próxima batalla que ha de acaecer contra el califa almohade Al-Nasir, el propio rey de Francia Felipe II que aparece en los primero capítulos o el Papa Inocencio III, Esteban de Cloyes un pastorcillo que al más puro estilo Juana de Arco ha sido conminado por el Señor para recuperar los santos lugares sin armas y solo con niños, Francesco Roncalli un religioso de la santa sede que regenta el hospital de los Prados en la propia Roma y que suscita la envidia de sus compañeros de fe por no tener debilidades humanas, Esther y Raquel dos judías que huyen de los convulsos movimientos antisemitas europeos -ya veis, algo que no es nuevo pero no por ello aceptable claro está-, Giulia de la Gherardesca una viuda que lee a los clásicos en latín, el propio califa Al-Nasir en la corte sevillana preparando la campaña que debería llevarle hasta la mismísima Roma, el abuelito que es un viejo cruzado que ameniza las noches de los pequeños contándoles cuentos después de sus agotadoras caminatas diarias y que les hacen olvidar por momentos las penurias o el hambre, Pierre o Philippe amigos de Juan a los que conoce en su loco seguimiento al loco de Esteban y más, ya os digo, son tantos que apenas te da tiempo a coger calor a alguno de ellos cuando ya estás leyendo las desventuras de otro. Algunos de estos personajes son más o menos creíbles, estereotipados conforme a los años en los que se desarrolla la trama pueden ser más o menos creíbles y dentro de los no creíbles para mi están la propia Giulia porque parece una Leonor de Aquitania y no se que me da que Leonores solo podía haber una y eso porque era reina, el propio Juan que al ser hijo de un noble de la Castilla del siglo XIII se me antoja timorato y delicado cual gacelita tierna siendo hijo de un noble de frontera o el propio Francesco, tanto idealismo en la Roma del Papa Inocencio III es una píldora complicada de tragar máxime cuando en Cerdeña las cosas transcurren de forma tan rápida y como lo hacen.
Con gran acierto describe tiempos que no siendo oscuros si están llenos de supersticiones, de odio al diferente, de desprecio al pobre o de canallas que se sirven del semejante, nada nuevo bajo el sol, todo en una Europa en construcción y camino hacia el Renacimiento; por cierto ver el detalle de los libros de medicina consultados por los médicos judíos, porque se nos olvida que hubo un tiempo en que el centro del conocimiento del mundo estuvo en Córdoba o Sevilla, si en Andalucía, un tiempo que los supremacistas culturales de otras latitudes ocultan o desprecian y me parece vergonzoso y que por desgracia nosotros mismos o no sabemos, o no queremos saber o dejamos que no se sepa.
El formato al más puro estilo Camilleri o Domingo Villar por la extensión son cortos, de manera que hacen que sea una lectura ágil y sin tiempo a aburrirte, aburrirte de leerlos, otra cosa es que yo le habría metido un buen tijeretazo a muchos de ellos.
En resumen, una novela entretenida gran parte de su historia y que invita a la investigación, curiosa por la temática diferente de espadas y batallas aún cuando hay una de ellas en su trama, pero para mí de excesivo "metraje" como dicen en el cine, que se dispersa por momentos y que acaba dándole un acelerón al final después de que ha tardado tanto en coger velocidad de crucero que parece el final de una telenovela de mil capítulos, para mi creo que no es una novela redonda pero quien sabe, es muy posible que si te guste a ti, en tus manos la dejo.

domingo, 20 de octubre de 2019

Un Puñado de Arena




Sin-Ichi Isikaua alias "Takuboku"
Ediciones Hiperión
web: www.hiperion.com
ISBN: 978-84-7517-678-9


Este libro es un ejemplo claro en mi caso de que ha llegado en un momento poco oportuno, vale que he llegado con las pilas cargadas después de las vacaciones pero mi estado anímico estaba como el otoño, estación que por cierto solo me gusta para hacer fotos pero que aborrezco con todas mis fuerzas; por ese motivo yo creo que no he disfrutado de los tankas escritos por Takuboku, depresivos y melancólicos que si los juntas con la lluvia y menos horas de luz, pues en mi hacen una mala reacción.
Antes de nada, todos conocemos los haikus como la composición poética clásica o más famosa, los tankas son composiciones de cinco versos que como apunta la contraportada el autor solía reducir a tres, el traductor ha mantenido la estructura de cinco formal de los mismos.
En estas composiciones se puede decir que son prácticamente una autobiografía, hablando de su madre, de su padre o de su hijo muerto, de amigos con los que se enfada o de esos mismos amigos cuando se disculpa y retoman su amistad, o bien su regreso a casa, a su pueblo natal, Sibutami, pueblo donde se estableció la familia de Takuboku y al que regresa y recuerda en sus versos.
Nacido en 1885 no vivió la segunda guerra mundial aunque si la guerra ruso japonesa pero como esta el resultado fue favorable a Japón, no se ve los restos derrotistas de los bombardeos nucleares de escritores nipones del siglo XX, y aún así, no se si víctima del alcohol, son versos muy depresivos incluso en los que hace un homenaje a alguien. En su descargo hay que decir que murió con 23 años después de vivir una vida de enfermedades, penalidades, fracasos y desengaños que le llevaban a buscar la soledad constantemente, algo que apreciaréis en casi todos sus tankas.
Este poemario contiene 551 tankas divididos en cinco capítulos distintos:
     - Cantos que me quieren.
     - Humo I y II.
     - Con el talante del viento de otoño.
     - Personajes inolvidables I y II.
     - Al quitarme los guantes.
El lenguaje propio de esas latitudes, críptico y por momentos lejano a nuestros cánones vitales y literarios no es óbice para su fácil comprensión, ayudan los pies de página del traductor en las ocasiones que se precisa, pero en cualquier caso es sencilla su lectura y recordará a esa forma tan famosa de escritura que son los haikus pues encierran mucho más que las palabras que contienen.
He señalado cuatro tankas en concreto:
Hoy me han informado
que aquella viuda,
las desgraciada,
está manteniendo
relaciones impuras
Me ha recordado lo tradicional y machista que es la sociedad nipona, algo que no te esperas de un país tan avanzado como Japón.
Y al respecto a los recuerdos a los colores grises o aquellos detalles que nos deprimen si saber el motivo aparente.
Mis recuerdos a veces
se parecen mucho
al mal humor
de cuando me pongo
calcetines sucios
Y ya puestos a rememorar a personas, os señalo este:
Cualquier menudencia
me hace recordarte
cuando te olvido.
Pero no te creas
que pueda olvidarte
Y a cambio os dejo este para todos los amantes de los libros que seguro que os gusta y que os hace olvidaros de las ebooks y engendros diabólicos parecidos:
Comprar un libro nuevo
y de noche leerlo:
ese placer
no se cuanto hace
que no lo experimento
En resumen, poesía nipona diferente y novedosa para mi pero que tuve que leer en otro momento para poder disfrutarla en toda su plenitud.

sábado, 19 de octubre de 2019

Carter



Ted Lewis
Sajalín Editores
web: www.sajalineditores.com
ISBN: 978-84-946809-0-8


En esta ocasión vamos a viajar al industrial norte de Inglaterra, el hermano del sicario de los clanes mafiosos de Londres, Les y Gerald Fletcherd, ha muerto su hermano Frank, camarero en un pub, un hombre que no se mete en problemas y con el que no se habla hace años, el fallecido deja una hija y en la ceremonia del funeral, Jack Carter sospecha que algo no cuadra en la muerte de su hermano, que al parecer ha muerto a causa de un accidente de coche después de emborracharse hasta casi el coma.
Adaptada al cine con Michael Cain como Carter, yo no la he visto, pero me la imagino, atmósferas postindustriales en la Inglaterra de los 70, donde las chimeneas negras de la acerías trazarían rectas paralelas con los cortes clásicos de un traje inglés vestido por Jack Carter. Nos vamos a mover por entre pubs atiborrados de humo, por mafiosos blancos pero no italianos, si no tipos de muelles de carga, de comisiones por tragaperras pero para los que la herramienta de presión llamada Jack Carter es necesaria para imponer su poder en el territorio que controlan.
Las peleas multitudinarias, trabajadores en mono con pintas en las manos, descampados llenos de ladrillos rotos, barras de madera de nogal oscurecido por el humo y el tiempo, pensiones regentadas por mujeres solas pero necesitadas de calor humano o chivatos de manual hacen de la atmósfera de la novela algo asfixiantes, opresora y si cabe, dolorosa; entre trazos Jack nos cuenta su pasado junto a su hermano, su ruptura familiar, la relación previa con la exmujer de  Frank y el nacimiento de su "sobrina" meses más tarde que le hacen dudar.
Las luchas de los diferentes capos pueden involucrar a Carter en una lucha que no es suya pero el tiene un objetivo muy claro, saber como o quien ha matado a su hermano pero ni los culpables ni sus jefes parecen estar por la labor, unos tratando de quitárselo de en medio y los otros, tratando de que vuelva a Londres lo antes posible.
Carter arma a Jack con una escopeta, no con una pistola, una escopeta que compraron él y su hermano hace ya muchos años y que escondían para que su padre no se la viera.
Y como un tipo como Carter no puede ser un malo sin corazón, pues le relacionan con la mujer de uno de sus jefes, su única debilidad, bueno única no, pero para conocer la otra os va tocar leer la novela.
No es un tipo estilo Jack Reacher, pero el resultado es el mismo, no tiene ningún escrúpulo si tiene que descerrar un tiro entre ceja y ceja a quien se lo merezca, sigue sus propias regla y ética y matones tres veces más grandes que él caen gracias a su determinación, lo que me recuerda una cosa que me dijo una vez mi maestro de Aikido, que si alguien tiene decidido pegarte una "guantá" te la dará; y sin embargo yo creo que te caería mejor Jack Carter que Jack Reacher; no se si porque fuma, bebe te o no hace alardes de su tamaño o sus ojos azules.
Una novela formidable, por la que no pasan los años, dura como un suburbio de Mánchester y neblinosa como una tarde noche londinense. Su lectura es un estupendo ejercicio comparativo para ver como ha ido transformándose la novela negra a los largo del siglo XX.