sábado, 22 de julio de 2017

El Bosón de Higgs



Alberti Casas y Teresa Rodrigo
Editorial Los libros de la catarata
web: www.catarata.org
ISBN: 978-84-8319-772-1

Del montón de libros que pedí al CSIC hace ya algunas semanas, este seria uno de los libros que más a gusto he devorado, en pocas fechas podéis ver que en el blog he colgado algunos títulos de física de partículas, todos ellos relativamente fáciles de entender pues estaban escritos a un nivel bastante accesible al alcance de estudiantes de todos los niveles, seguramente para los estudiantes de más nivel se quede corto pero no es el objetivo de esta serie de libros divulgativos.
Estructurado de la misma forma que otros libros de esta colección, comienza de forma paulatina a introducirte en el mundo de la física de partículas y termina con términos más complejos y avanzados que son el motivo de la publicación, con un último capítulo a modo de epílogo con el que no puedo estar más de acuerdo pues un país que no invierte en I+D+R es un país pobre y endeudado de por vida, pues aunque muchos de los descubrimientos científicos actuales tienen una difícil aplicación industrial inmediata, eso no quiere decir que no tengan una importancia capital en el desarrollo de un país.
Como muchas otros fenómenos en la física de partículas, primero se ha especulado matemáticamente y después se ha tratado de confirmar mediante experimentos y pruebas que lo predicho en los modelos matemáticos es real, pues el Bosón de Higgs es un ejemplo de ello, el modelo estándar predecía la existencia de una interacción debida al campo de Higgs pero no había manera de comprobarlo, por cierto, una de las cosas que más cuesta sobre todo a los que trabajamos con física newtoniana es convertir la masa en el concepto energía, pero reconozco que con los ejemplos que han puesto los escritores en este volumen la idea es más clara y evidente.
Capítulo a capitulo irán desgranando conceptos y términos que aparentemente son intuitivos pero que nos reservan alguna sorpresa que otra, por ejemplo cuando lleguéis al vacío.
Al trabajar siempre con partículas con masa, nos evita tener que pensar en otras partículas emitidas carentes de ello y se simplifica, ojo, que lo protones, neutrones y electrones de nuestra infancia ya no son partículas elementales, pero con ellos vamos a llegar a buen puerto.
El esfuerzo internacional ha demostrado que al final de buenos resultados, no tiene sentido las aventuras de una sola nación ya sea por motivos económicos o por tonterías patrióticas, aunque ponen ejemplos de estudios chinos sobre neutrinos y el de exploración espacial -este lo cito yo- que solo se entiende como un ejercicio de propaganda con ocultos intereses.
¿Qué supone haber descubierto del bosón de Higgs? por cierto que me ha gustado la inventiva periodística con eso de la partícula de Dios, o el origen, porque lo físicos son más prudentes a la hora de describir o nombrar un fenómeno o partícula. El bosón de Higgs ha supuesto un giro al estudio de la física de partículas, una forma nueva de estudiar el mundo microscópico y eso que todavía el LHC no está a pleno rendimiento o mejor dicho, todavía no ha desarrollado toda la energía para la que fue diseñado. Imaginar una anillo kilométrico en donde se hacen girar protones a casi la velocidad de la luz y chocarlos entre si, imaginar el reto que supone hacerlos que choquen porque no es nada fácil, y después analizar el resultado resultante porque todo transcurre en tiempos tan pequeños que algunos de los fenómenos no hay forma de detectarlos sino por sus consecuencias posteriores; pues gracias a este impresionante esfuerzo técnico, se ha podido verificar muchos de los estudios que ya hace treinta años matemáticamente se demostraron válidos, y es lo que tratan de hacer un enorme equipo multinacional en Suiza con el acelerador de partículas, demostrar que todo lo que se decía en papel se demuestra verdadero en las pruebas empíricas, o no, porque hay varias formas de demostrar una teoría.
Escrito en un nivel muy accesible, es un formidable libro para acercarnos a ese mundo diminuto del que estamos hechos, pues no lo olvidemos como diría Carl Sagan, todos nosotros estamos hechos de polvo de estrellas.

Estados Unidos de Japón



Peter Tieryas
Ediciones B
ISBN: 978-84-666-6046-4




Existe una novela de los años 60 que causó furor en el mundo de la ciencia ficción, era "El hombre en el castillo" y que era un "what if" sobre lo que habría pasado en el caso de que los aliados hubiesen perdido la guerra y hubiese ganado Alemania; esta novela es un heredero de esa novela, un digno ejemplo con la diferencia que aquí es Japón es la que ha ganado la guerra -también Alemania- y se reparten EEUU entre los dos y el país queda dividido en tres zonas, una de influencia nipona que es sobre la que versa esta novela, otra en la órbita nazi y los estados centrales que bailan según les conviene.  En la actualidad existe una versión televisiva pero que yo no he visto.
Debo decir que Peter Tieryas ha participado en series y películas como "Hombres de negro III" o "Guardianes de la galaxia" y a pesar de ser origen coreano la influencia del manga y la cultura pop japonesa es notable, luego a pesar de ser un desconocido en el mundo de la novela de ciencia ficción, parece que su singladura no es de neófito.
El emperador -y Dios viviente- japonés da la orden de lanzar un arma secreta sobre EEUU con lo que se pone final a la guerra entre los dos países y derrotando al país de las barras y estrellas; el ejercito japonés libera a todos los prisioneros japoneses internados en los campos de internamiento que los yanquis los tenían prisioneros -esto es un hecho real y silenciado-, entre esos prisioneros se encuntran los padres de Beniko, contemplarán como se comportará el ejercito invasor contra todos los que objetan algo o simplemente no piensen que el emperador es infalible. Su actos de crueldad les afectarán de forma directa haciendo que el propio Beniko les denuncie por poco patriotas y les costará la vida.
Trascurridos casi cuarenta años, Beniko es un oficial del ejercito imperial, un censor que vive muy bien la vida aunque no asciende tan deprisa como otros compañeros de promoción pero eso no preocupa a nuestro protagonista; tachado de vago, seductor y vividor tendrá que trabajar mano con mano con Akiko, una agente de la policía secreta que tendrá como misión  encontrar uno de los mentores de Beniko; una agente sin escrúpulos que mata sin dudar y que vive con una disciplina y fidelidad al imperio que puede causar pavor al más pintado.
El punto de conexión entre ambos es el general y su hija, por diferentes motivos claro, y aclarar algo de esto significaría destriparos la novela cosa que no quiero ni pienso hacer. En la búsqueda del general Mutsuraga se toparán con un programa de videojuego llamado Estados Unidos de América en el que se simula con un mundo en el que gana la guerra EEUU y donde las tropas vencedoras se llaman los George Washingtons.
Vamos a presenciar un mundo dominado y gobernado por la autoridad japonesa, extrapolar todos los tópicos que se os ocurran y ahí lo tendréis, una crueldad feroz, sin posibilidad de negociación y que someterá a todos los ciudadanos de Estados Unidos de Japón, muchas de las ideas sacadas por el autor no son invenciones, son hechos que acaecieron en plena segunda guerra mundial, chicas de placer por ejemplo, etc; es el vuelvo tecnológico donde la ficción hace su trabajo, el empuje industrial de EEUU durante la guerra no puede compararse al realizado por los nipones, no así con el ejército nazi que su falta de materiales estratégicos puedo suponer un avance real a los ejércitos aliados y si no ver la pelea por hacerse con los técnicos al acabar la guerra, fuesen o no fuesen nazis convencidos.
Al final el libro es un grito de libertad, una lucha contra todo totalitarismo, una loa al espíritu fundacional de los EEUU -y que ahora es un mero chiste o si no ver que presidente tienen- y todo bañado con robots gigantes tipo Mazinger Z, mechas,, bombas nucleares secretas, tanques conducidos por seres de ingeniería genética que no hay forma de controlar, implantes mecánicos en los cuerpos o teléfonos móviles que dominan todas las comunicaciones; es una mezcla exacta de un comic manga y el siglo XXI.
Olvidar regalar este libro a personas jóvenes, creo que el grado de sadismo y crueldad de algunas escenas es excesivo y consiga irremediablemente que sientas algo de simpatía por los George Washingtons, pero no os dejéis engañar, su sadismo es semejante con la salvedad de que son los que han perdido la guerra y por tanto tienen menos medios. Os hará pensar en ese presente alternativo que solo pensarlo a mi me da escalofríos y como buena heredera de ese mundo del manga o los samuráis, el concepto honor será algo tan etéreo y falso que se pierde por entre los labios de los que lo predican y eso me recuerda el papel de un oficial de la genial "Cartas de Iwojima", cuando dice a sus soldados que se practiquen la ceremonia del sepukku antes de caer prisioneros de los marines, al final, es el único que queda vivo.
En resumen, un libro que si tienes un poco de cerebro, te causará temor, mucho temor.


domingo, 16 de julio de 2017

Viaje a la Nada





Elsa López
Ediciones Hiperión
web: www.hiperion.com
ISBN: 978-84-9002-071-5


A pesar de tener tres poemarios editados en Hiperión esta autora, yo no había leído nada de ella hasta que en la feria me lo recomendaron.
Hace ya bastantes años tuve la experiencia de viajar a los fiordos noruegos, no llegué a tomar el famoso Hurtigruten que te lleva hacia latitudes más septentrionales pero me quedé con las ganas y traté de imaginarme mientras leía los poemas cómo sería esos páramos en el invierno cerrado pues de eso versan los poemas, como ese desierto helado, blanco y sin más color que el banco, en realidad esta lleno de vida en otros momentos del año. Escrito a modo de diario de viaje, arranca en los momentos previos a la partida y termina a su llegada a la isla de Palma, menudo contraste ¿verdad? sobre todo porque la isla bonita es una compendio de todo, desierto, playa, zonas boscosas de laurisilvas, etc; es más y a modo de recomendación, visitar la isla bonita que es una experiencia realmente grata -Noruega también, pero hace frío, jeje-.
En ese diario, Elsa López, narra en algunas ocasiones la situación en la que está escrito el poema que a continuación vas a leer, ya fuese en un bar, en la cubierta de un barco o el aeropuerto, otro aspecto curioso es que los poemas carecen de título y simplemente están numerados.
Durante el viaje, veremos mezclados las reflexiones más personales de la autora impregnadas de las sensaciones que le produce la naturaleza yerma de ese desierto blanco o las frías aguas que mecen el Hurtigruten; impregnado mucho de ello de una muerte sin duelo y prácticamente anónima que nos hace ver lo insignificantes que somos en un mundo tan vasto.
Me resulta llamativo mientras viaja en el barco que para Elsa López el mar es inocente, yo lo veo cruel, salvaje y nada misericorde, en el poema 24 aprecia su hermosura pero le tacha de inocente y siendo benevolente trato de mirarlo así pero luego recuerdo los tránsitos de pateras y se me borra de la cabeza toda esa inocencia; ¿es posible que un mismo mar sea todas esas cosas y muchas más?
Los poemas que más me han llamado la atención han sido el 4, un poema previo a la partida, por lo evocador que me ha resultado imaginarme la estampa sobre la que versa, pero es un poema triste como muchas de las letras que nos vamos a encontrar después, es como si para expulsar la tristeza interior de cada uno hiciésemos catarsis en un lugar aún más triste y solitario que nuestra propia existencia -algo que yo no haría por descontado, huiría de eso como loco-; y el segundo es el 19, yo que amo el mar como forma de vida, nunca habría trazado ese paralelismo de dolor con esa presencia del mar en su inmensidad pues para mi encierra muchas más cosas y el dolor no estaba entre ellas.
Escribir de lo cotidiano, con el dolor de la soledad con palabras sencillas y próximas no es nada sencillo pero Elsa López lo ha conseguido, quizás mi estado anímico no era el adecuado para haberme enfrentado a este poemario en este instante pero los libros llegan cuando llegan y no hay que dejar la ocasión de leerlos cuando caen en tus manos; ahora necesito una buena dosis de optimismo, ya veremos que me encuentro.

domingo, 25 de junio de 2017

La Chica de Kyushu




Seicho Matsumoto
Editorial Libros del Asteroide
web: www.librosdelasteroide.com
ISBN:978-87-17007-04-1

Traigo una de las novelas policíacas más famosas del siglo pasado en Japón, reúne en ella algunas de las cosas que más me atraen en un libro, mujeres con dos "pelotas" que se sobreponen a un mundo canalla y cruel que miserablemente se empeña a mirarlas por encima del hombro.
El autor es uno de los escritores de novela negra más afamado de Japón, curiosamente empezó a escribir muy tarde y quizás le sirvió para madurar mejor sus novelas de las que esta editorial ha publicado al menos tres títulos más-que seguro acabarán en mis manos porque me ha gustado mucho-.
Una mujer mayor, una viuda prestamista sin escrúpulos y usurera, ha sido asesinada en su casa a golpes con el mismo bastón que usa ella para ayudarse a caminar; solo hay un sospechoso y todas las pruebas están en su contra, seguro que alguno pensará que nos vamos a encontrar con una novela de detectives o abogados pero no, es algo mucho más profundo y serio.
Con este arranque empieza la novela, y es cuando surge nuestra heroína, Kiriko Yanagida, hermana del acusado de asesinato; Kiriko que está muy unida a su hermano decide ir en búsqueda del más famoso abogado penalista con la esperanza de que saque a su hermano de la cárcel y evitarle la pena de muerte -mucha gente no lo sabe pero en Japón todavía existe la pena de muerte, es su caso es la horca-, pero los planes de Kiriko se van al traste cuando el abogado rechace llevar su caso porque no podrá pagar su altísimos honorarios, lo que el no sabrá es que eso desencadenará los terribles hechos que sucederán después.
Estamos ante una novela que también hace de crítica social, no en vano Matsumoto contrapone un Tokio moderno y deshumanizado con las zonas periféricas del archipiélago, si tenéis ocasión o la fortuna de viajar al país del sol naciente veréis este tremendo contraste que tan bien se refleja en la novela y en los personajes, con códigos de honor que rememoran tiempos pasados; abogados sin más objetivo que el vil metal, ese papel lo hace Kinzo Otsuka, un abogado de prestigio que a pesar de estar casado mantiene una relación con la dueña de un restaurante francés de éxito, será esta mujer, Michico Kono, la que se verá envuelta en un asesinato que a su vez arrastrará al abogado y a Kiriko.
Creo que esta novela trasciende lo que podríamos llamar novela negra, con dos parte muy bien diferenciadas que evolucionan del mismo modo que lo hace Kiriko y también Otsuka, con una clara crítica del sistema judicial nipón que no se diferencia en nada al de cualquier país occidental, es decir, que si tienes pasta tendrás un buen abogado y si se lo monta bien te irás de rositas, pero como seas pobre, ni abogados de oficio ni nada, eres carne de presidio ¿no os suena familiar esta reflexión?.
Estoy seguro que Kiriko os seducirá, el final dependerá de vuestra grado de empatía con ella o como de frío tengáis el corazón o grande vuestra capacidad de perdonar, pero no os dejará indiferente; veréis esa sociedad machista nipona que no conocemos pero que si se visita el país se ve y se palpa y por último, que casa muy mal, la sociedad monetarizada actual y los más mínimo derechos de la gente, en este caso de la clase humilde, por eso creo que os gustará.

sábado, 17 de junio de 2017

Robots



Elena García Armada
Ediciones Catarata
ISBN: 978-84-9097-006-5


Si pasáis con cierta frecuencia por este espacio habréis notado que me hice con un buen acopio de ejemplares de libros de la colección de "¿Qué sabemos de?" que edita el CSIC/Catarata, este es uno más de esa colección de la que me quedan todavía un buen número de ellos por leer y que se caracterizan por el uso de un lenguaje accesible a todos los públicos sin tener que ser un experto en la materia y que los que puedan presumir de avanzados no les dejará indiferentes porque aporta interesantes proyectos en los que están trabajando nuestros investigadores; aprovecho para decir bien alto y claro, que invertir en ciencia es invertir en nuestro futuro, no seamos torreznos y lo dejemos a que todo lo inventen "ellos" y digo esto por si alguien del gobierno alguna vez lee este blog.
La palabra robot, de origen checo, es ya una palabra muy corriente para nosotros hoy pero se debe más a la influencia de películas o novelas que a la realidad; tenemos una idea tan estereotipada de como debe ser un robot que cuando vemos uno de verdad de los que trabajan a diario en una cadena de montaje de una fábrica de automóviles, enseguida le ponemos pegas porque no tiene piernas, cabeza o no piensa; ya sabemos que la películas de ciencia ficción son muy atractivas pero los robots a fecha de hoy no son así ni remotamente parecidos; tan distantes están en el tiempo que la idea de que esas máquinas un día se rebelen contra el ser humano es por ahora, algo peregrina, por eso y tomando la palabras de la doctora ingeniera industrial Elena García: "los robots han nacido, han crecido y han madurado con el único fin de ayudar a ser humano".
Estamos muy lejos aún de construir un robot que piense por si mismo, tan complejo y fascinante es nuestro cerebro que los robots tan solo pueden hacer las cosas para las que se les ha programado, hay un capítulo del libro muy interesante sobre que es la inteligencia, como se mide y cuanto de importante es la inteligencia emocional que es la encargada de la creatividad y que rige nuestro lado derecho del cerebro, ahí radica la gran diferencia entre un robot de hoy -seguramente del de mañana y del de mucho tiempo después- con nosotros. Si obviamos este punto tan trascendental, podemos observar a los robots y crearlos según nuestras necesidades o siguiendo un patrón constructivo para que se parezcan a un humanoide, en la actualidad los modernos robots industriales o los que se emplean para intervenciones quirúrgicas en nada se nos parecen, si en cambio los que se emplean para rehabilitaciones médicas o aquellos llamémosles y en honor a C3PO, de protocolo. Esta formas están enfocadas a su utilidad y funcionalidad, pues al fin y al cabo su cometido es ese; para que vamos a poner unas piernas a un robot de soldadura si no se va a mover nunca.
Este estupendo libro divulgativo, nos llevara de la mano poco a poco a ese realmente desconocido mundo de la robótica, con una breve introducción histórica no hablará de los orígenes en los primeros capítulos, en un tercer capítulo de la anatomía, movimientos -o gracias cinemática, ahora se para que sirves, jeje-, etc, para mi el capítulo más interesante pero por un "deformación académica", en un cuarto capítulo hace un paralelismo con el sistema neuromuscular comparando a los "músculos" de un robot, sus fuentes y energías, con los nuestros.
Como todos los libros de la serie, el capítulo final sirve como resumen y para resolver las pocas dudas que nos hayan quedado en el tintero.
Otro libro divulgativo de nuestros investigadores del CSIC muy interesante, claro y conciso. Si no os gusta la robótica no pasa nada, seguro que le encontráis algún punto interesante, si os interesa también para que veamos hasta que punto ha evolucionado esta disciplina en tampoco tiempo y cuanto queda aún por recorrer.

domingo, 11 de junio de 2017

Sin Ir Más Lejos




Fermín Herrero
Editorial Hiperión
web: www.hiperion.com
ISBN: 978-84-9002-083-3


Hace unos años leí el poemario galardonado con el premio Hiperion de poesía de David Hernández Sevillano, la experiencia fue tan buena que siempre que acudo a la feria pido algún otro poemario guiando a las personas que atienden la caseta de Hiperion con esta referencia, la mujer que atiende habitualmente conmigo siempre acierta y lo agradezco sobremanera, este año me "premió" con este y con dos más a los que todavía no he metido mano, pero todo llegará.
Estamos ante un poemario de los que reconcilian con la poesía, con un lenguaje sencillo y cotidiano, sobrio como la tierra de donde es este poema y versa sobre lo sutil, lo corriente, lo natural y sin perder valor en la palabra o en el mensaje, nada de grandes dramas y repleto de motivos por los que estar contento y alegre en nuestro día a día.
Puede chocar la ausencia de titulo en los diferentes poemas pero quizás eso también lo haga diferente y más original; este poemario fue galardonado con el precio de Jaén de poesía recientemente y con premio o sin él, merece la pena la experiencia de leerlo y oxigenarte de poetas "jóvenes" que me hacen muchos líos en la cabeza y de los que saco poco en claro.
Quizás esto último enlace muy bien con un verso que leí al principio del poemario:
"... Por no saber no sabes
ni que tampoco a ti te entenderá tu hijo"
La lucha generacional de siempre, pero con un matiz, este poeta cuando acompaña a su madre al cementerio, todavía pervive cierto respeto por sus mayores a pesar de no haberlos conocido y el rito le resulte ajeno, pero aún así acompaña a su madre a realizarlo; ¿sería posible hoy?, es muy posible que si en un entorno rural pero no en la ciudad, es por eso que estos poemas me hacen reconciliarme un poco con el mundo porque el día a día de hoy, en un mundo donde tenemos el móvil enganchado a todas horas me consume, el ordenador también -a pesar de este ratito de compartir este libro con vosotros-; placeres olvidados aunque sean pasear por una alameda o comerse una fresas demasiado ácidas, con las sombras de los árboles acompañándonos y vemos pasar las aguas del rio bajar.
Por cierto, ¿será verdad que los garbanzos prefieren los pedregales?, y es que tiene que haber gustos para todos.
Como resumen y alterando el orden del verso, "mientras dura el poema, (tenemos) la ilusión, al menos, de ser libres".
Mensaje para mi librera de Hiperión de la feria: Muchas gracias por la recomendación, ha sido un placer delicioso, nunca me fallas.

sábado, 10 de junio de 2017

El Caballo Negro



Craig Johnson
Ediciones Siruela
ISBN:978-84-16638-87-1


Quinta entrega de sheriff Walt Longmire pero para mi la primera y seguro que no será la última porque esas escenas de Wyoming, indios cheyenes y policías que tienen que fiar a su buen criterio los hechos para resolver los casos porque CSI y familiares se ven muy bien en la televisión pero no en un lugar que la distancia entre pueblos o casas se mide en muchas millas, me seduce y mucho, reúne muchos de los tópicos que podemos imaginar de los hombres de las grandes llanuras, si, esos que votan al nefasto de Trump pero algunas cosas que reflejan estos habitantes son interesantes.
Por cierto sabía que había una colonia de vascos por esos andurriales pero no sabía donde, pues ya lo sé.
Nuestro protagonista es Walt Longmira, sheriff de Durant, un pueblo en Big Horn en el condado de Absaroka, hijo de un herrero cheyene que murió atropellado por un tren, vive en la tierra de sus mayores pero no en el rancho de su padre -aún desconozco el motivo- que tiene arrendada a una familia de la zona, con sus 50 años pero quizás cansado de su trabajo y que en esta ocasión se tendrá que enfrentar a su reelección como sheriff de nuevo, ya se sabe como funciona este sistema en los EEUU que en nada se parece a nuestro país. De carácter pausado, es como el can que le acompaña y al que llama simplemente "perro", no suelta el hueso ni a patadas; como muchos investigadores, se fía de su instinto para seguir las pistas y sus jefes también se fían de su buen criterio para darle casos aparentemente difíciles o aparentemente claros como en esta novela.
Puede decirse que encarna los valores que se le presuponen a esos pioneros del oeste, a los que explotan granjas aisladas y que se desplazan casi mejor a caballo que en 4x4.
Un protegido por el FBI Wade Brasad, un tipo que parece tener un imán para crearse enemigos, prende fuego al establo de su rancho, en ese fuego mueren los caballos de su esposa, Mary, y esta en venganza le pega seis tiros por lo que es encarcelada en la cárcel de Walt Longmire, pero una conversación con un colega le incita a investigar y esclarecer lo que parece un caso de manual.
Vestido como un agente de seguros, se encontrará con su viejo amigo Henry Oso en pie que tendrá que evitar descubrir su tapadera,  se hospedará en un pueblo cercano donde conocerá a una emigrante ilegal guatemalteca y su hijo, a un vaquero leal de los de antes, de los de la películas del oeste pero demasiado amigo de la botella o un borrico aprendiz de boxeador que resultará otra cosa muy distinta después. A medida que pasa el tiempo Walt descubrirá que el difunto no tenía precisamente amigos en la zona por lo que la muerte a manos de la mujer es cada vez menos creíble.
La novela reúne las características típicas del género, una mujer sin esperanza y solo un hombre contra todas las pruebas, si a esto lo adornas con paisajes del oeste, con terrenos áridos con caballos, bares donde se mira mal a los extraños, o donde la confianza se gana a fuerza de tiempo, el resultado es de lo más atractivo.
Estoy seguro que me he perdido muchos matices de este sheriff por no haber leído novelas anteriores como por ejemplo la relación con su hija que le ha anunciado que la han pedido en matrimonio, su paso por Vietnam que recalca siempre que puede, la pérdida de su rancho o las relaciones con sus compañeras de trabajo como Vic.
En fin, un tipo más al que conocer porque me ha resultado simpático novelísticamente hablando y del que seguro caerán más novelas porque los títulos que he visto son de lo más atractivos.
Es una novela cortita, muy ágil y que te mantiene en vilo, quizás la parte de la persecución se alarga mucho comparada con otras partes de la novela pero como sarna con gusto no pica, pues nada, a disfrutarla.