lunes, 20 de marzo de 2017

Gracias por Su Visita



José Luis Morales
Ediciones Hiperión
ISBN: 978-84-9002-089-0


Joyita literaria esta que os traigo, poemario galardonado con el precio de poesía de "Antonio Machado" en Baeza, autor con una profusa producción poética y que yo no conocía -pero desconozco tanto-, este poemario editado por la prestigiosa Hiperión es un libro devorador, devorador que te deja pegado al papel mientras pasas hojas y ves que en cada lectura te saca algo de dentro; escrito en un momento delicado de la salud del autor después y mientras padece un cáncer y como se enfrenta a él, tanto el autor, su pareja o su perro; lo del perro te evoca la vuelta de Odiseo a casa pero mientras a la vuelta de este Argos si le reconoce, al autor el perro le extraña un extraño y desconcertante olor.
Es habitual encontrarse poemas que tratan sobre la vida y la muerte, es cuando nos enfrentamos contra ella cuando damos la talla y José Luis Morales lo hace con valentía y un tono de resignación que a alguno con los "biorritmos" bajos le afecte un poco más de lo debido.

"El hombre teme a la muerte
y se equivoca: a la vida
es a quien debe temer"


 Gracias por su visita se comenzó a escribir en un hospital de Madrid y dando la vuelta la frase de contraportada, es un canto a la vida, con sus dolores, sinsabores e incertidumbres y para muestra os cito varios poemas que son un claro ejemplo de esto que os digo:
- La vida.
- La bala (la estrofa final es de una crudeza humana bestial)
- Trinidad doméstica.
- Olvido (esta es muy curiosa porque quiere irse como hacen los animales y no como quieren los hombres, que es marcharse sin dolor pero dejando huella y haciendo historia).
Os he citado títulos para que tengáis la tentación de leerlos que merece la pena.
Después de poetas jóvenes, se agradece -con la excepción del ultimo libro de poemas que he comentado- leer algo de un poeta maduro, más próximo a mi por generación, temores vitales y alegrías. Sin necesidad de grandes artificios con letras claras y directas como flechas de un arquero inglés en la batalla de Crezy, te dan de pleno en el alma, enfrentamientos vitales que todos tendremos antes o después y siempre sin una mala palabra y digo esto con pesar porque en diez días he tenido dos golpes con el coche o mejor dicho me han golpeado y el berebere sanguinario que atesoran mis genes africanos o el de algún vikingo -tenía un pelo pelirrojo en la cabeza de modo que vete tu a saber- han sacado casi lo peor de mi.
De modo y a modo de despedida y saltándome ese punto que os "retaba" a que lo leyerais os dejo unas estrofas de "La buena educación" que son una perfecta invitación a la reflexión sobre lo agradable que es de leer este libro y lo que puede hacernos pensar:

“... no hay que perder las formas
despídete con calma, besa a todos,
sonríeles, si puedes, y no olvides
la buena educación:
aunque duela marcharse,
al salir
da las gracias.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada